ESPIRITUALIDAD

Visitas: 189

 

ESPIRITUALIDAD

El término ESPIRITUALIDAD (del latín spiritus, espíritu), depende de la doctrina, escuela filosófica o ideología que la trate, así como del contexto en que se utilice. Hay autores que la consideran una dimensión más de la persona, como son la biológica o social. Esta decisión busca habitualmente la intención de experimentar estados especiales de bienestar, como la salvación o la liberación. También se relaciona con la práctica de la virtud.

Las expresiones y prácticas de espiritualidad son personales; es cómo cada cual entiende el mundo y el universo en su interior. La espiritualidad no implica ser religioso o religiosa. De hecho, muchas personas se consideran muy espirituales y para nada religiosos. Ser espiritual no quiere decir ser miembro de una iglesia, un templo o de un grupo religioso organizado. La forma en que cada persona conecte su espiritualidad es una decisión personal.

Pero, ¿Cuál es el propósito y el significado de la vida? ¿Por y para qué estoy aquí? ¿Por qué existe tanto sufrimiento en el mundo? ¿Qué vínculo tengo con la naturaleza? ¿Qué nos espera en el futuro? ¿En qué creo?. Éstas son algunas preguntas que ayudan a entender la espiritualidad y todo lo que la espiritualidad nos ayuda a responder.

Cada individuo tiene que redescubrirse constantemente y renovarse a medida que avance por la vida. Y la espiritualidad es una parte importante de este proceso ya que nos ayuda a construir lo que somos. Cuando nos conectamos más a nuestra espiritualidad, mejoramos nuestra relación con los demás y con el mundo. La espiritualidad no es algo que tenga que ver con la razón.

Hacer de la espiritualidad una parte íntegra de su plan para una vida saludable aportará muchos beneficios. A medida que se crezca en espiritualidad, ayudará a descubrir el sentido de la vida, a mejorar el sentimiento de paz, a sobrellevar los tiempos difíciles y de estrés, a sentirse más seguro, a comunicarse mejor con las personas más cercanas para compartir las cosas alegres y las tristes. Todo esto mejorará el bienestar emocional, el mental y la salud en general.

Algunas sugerencias de lo que se puede hacer para que la espiritualidad forme parte del plan para una vida saludable pueden ser:

Tratar de crear algún espacio de paz y dedicar un tiempo para reflexionar, rezar, meditar o hacer yoga. No tiene que ser diariamente. Esto ayudará a fortalecer la mente y mejorar la concentración y a desarrollar la paciencia. Procurar reducir los pensamientos negativos, mientras más negativos seamos, más difícil resultará ver lo bueno de cada uno, en los demás y en la vida en general.

Caminar o sentarse al aire libre, si es posible donde no haya otras personas que puedan distraerlo. O en un lugar cerrado junto a otras personas que conecten y vibren mentalmente en la misma onda procurando crear el egrégor. Para así notar la diferencia entre la rapidez en que se mueve la mayor parte de nuestra vida y el ritmo lento y tranquilo del lugar elegido. Sin duda al dejar fluir la mente nos asaltaran preguntas sobre lo que se escucha, se huele, lo que gusta del lugar, lo que siente y cómo todo está relacionado.

Teniendo en cuenta además que es algo que está dentro de nosotros mismos y que todos tenemos, habrá que dejar que sea esta fuerza interior la que ayude a escoger el camino. Son muchos los estudios que muestran los beneficios de la meditación para nuestro cerebro y nuestra salud. Cualquier tipo de trabajo corporal que deshaga tensiones y exprese lo que nos está ocurriendo nos puede ayudar. El poder dibujar o pintar, ya sean mandalas o cualquier otro tipo de pintura nos puede ayudar a conectar con nuestra esencia. El arte en todas sus formas nos permite liberar lo que está en nuestro interior y trascendernos para conectarnos con algo que está más allá de nuestro ego. O la música, con su lenguaje diferente, que nos aleja de la razón a través de las emociones y el mundo que dibuja nos transporta más allá…

En conlusión. Algunas personas se sentirán más cómodas en ambientes religiosos tradicionales y comunitarios. Otros pueden preferir conocer aportaciones de Oriente, como las meditaciones guiados por maestros confirmados. Otras vías son el budismo con sus distintas prácticas, También puedes probar a participar en una ceremonia de tradición sufí o adentrarte en el hinduismo. Y tras profundizar, si aún buscas más, por qué no probar el camino Iniciático de la Masonería.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »