”EQUINOCCIO DE OTOÑO”

Visitas: 182

”EQUINOCCIO DE OTOÑO”

Querido lector, hace tan solo unas semanas, ha tenido lugar el equinoccio de otoño. Y su carta de presentación, es la de días más cortos, la caída de las hojas, el fin de las cosechas o la migración de las aves. El equinoccio, además de fenómeno astrológico, es también esotérico. El día, tiene la misma duración que la noche. Hay una perfecta dualidad, y, además, hay equilibrio. Y fruto de ello, la constelación de Libra, la balanza, es la regente en esta época del año.

Con respecto a la dualidad, ésta se representa en el cruce armónico y sabio, que crea la naturaleza, entre la luz del sol, y la oscuridad de la noche. Es el momento, de meditar en este equilibrio que se crea en los equinoccios, para usar la luz de nuestra mente, y usarla, no para beneficio propio, sino para tratar de mejorar lo que nos rodea.

Y la oscuridad, para meditar en que al igual que hacen algunos animales e insectos, cuando ven que los días se acortan y el frío comienza a llegar, tras recoger semillas en verano, ahora viven gracias al trabajo que han realizado. Nosotros, también podemos usar las lecciones de lo que hemos aprendido, de las experiencias que nos ha traído la vida, de nuestras lecturas, de lo bueno y malo que nos ha acontecido, podemos aprovechar todo esto, para crear luz.

En esta época, es el momento de la moderación, de reflexionar antes de actuar. Reflexionar sobre lo bueno y lo malo, cuestionar nuestras conductas con los demás, Bien se dice que en el término medio está la virtud. No tirar para un lado o el otro. El equilibrio es lo bueno. Pero lo principal de todo, es asumir que somos imperfectos. Mal comienza quien se cree sabio y perfecto. Son nuestras imperfecciones, si tenemos el coraje de derrotar a nuestro ego y reconocerlas, las que nos hacen buscar esa mejora como personas a lo largo de nuestra vida.

El equilibrio que propaga los equinoccios, debe de ser el norte de todas las personas que buscan mejorarse. No debemos tener altibajos, o por lo menos, debemos tener los mínimos. Tenemos que seguir una línea, de la que hay que desviarse lo mínimo posible. Pero es muy difícil conseguir ese equilibrio deseado. A todos nos cuesta mucho. La vida nos lleva, a veces, por caminos, con el triste final de acabar quebrados, con sensación de ahogo y llenos de estrés, y con la sensación de tener la vida copada por completo. Sobre esto, quiero contaros una curiosidad que he leído la semana pasada.

El pueblo hebreo, tiene bendiciones para todo tipo de cosas y situaciones, entre ellas, bendice los alimentos, y, además, tienen una bendición para cada tipo de comida. Si es carne, será una, si beben leche, recitarán otra. Pero…¿Qué pasa si tienen que comer un pastel de carne que tiene diversos ingredientes? En ese pastel, hay harina de trigo, para la cual hay una bendición, hay carne, lácteos, y un largo etc. de ingredientes, cada uno, con su bendición particular. Tendrían que recitar un listado de bendiciones tan largo, que cuando comieran, ya estaría la comida destemplada. Es por ello, que establecen el concepto Ikar y v´tafel. Primario y secundario. Con ello, harán la bendición del ingrediente que está en mayor cantidad en el plato, con lo cual, bastará con recitar una sola bendición.

Ese pastel de carne, con tantos ingredientes mezclados, yo lo comparo con nuestras vidas. Todos tenemos Ikar y v´tafel. Cuando hay tantas cosas mezcladas en nuestras vidas, Ikar, debe de tomar el lugar de lo principal, y todo lo que es v´tafel debe de dejarse a un lado.

Tenemos que establecer prioridades en nuestras vidas, para crear equilibrio. Tenemos que ser conscientes de que no podemos estar en primera fila, para todo lo que nos demanda la vida. Pero actuamos como inconscientes, y nos ahogamos entre tantos grupos de WhatsApp, tantas redes sociales, correos electrónicos, televisión por cable… a todo esto, hay que sumar las obligaciones familiares, y de nuestros oficios. Y buscamos culpas de estar tan agobiados en el mal instinto, o a las circunstancias, para buscarle algo de lógica, y no sentirnos divididos en nuestro interior, ni con peso de conciencia.

La verdadera sabiduría para conseguir el equilibrio, está en vivir el Ikar. Ver cómo todo lo secundario se anula ante lo principal. Conseguimos desarrollar nuestra plenitud, cuando ponemos el foco en lo principal, para vivir todos los momentos de nuestra vida en plena conciencia, con plena sabiduría, solamente de las cosas, que realmente requieren nuestro tiempo. Hay gente, cuyo Ikar y v´tafel son un desastre. No están organizados. Podría daros algunos ejemplos de lo que, para mí, debe de ser Ikar y v´tafel, pero cada uno, debe de establecer los suyos:

Cuidar las amistades y de la familia, es Ikar. Mejorar la vida de todos los necesitados, suena muy bien, pero es v´tafel. Leer un libro que ayude en mi formación, Ikar. Acudir siempre que nos llaman, v´tafel. Pues a veces, hay que saber decir que no. Mi salud, Ikar. Y así, un largo etcétera de situaciones, a las que podremos dar prioridades para encontrar el equilibrio de nuestras vidas.

¿Qué nos hace no estar conscientes, o presentes? ¿Qué nos hace, no estar enfocados en estas cosas que he nombrado? ¿Qué nos lleva a estar tan descentrados? ¿Nos hemos desvinculado de la contemplación de estos ciclos de la naturaleza, y su profunda meditación?

Las gentes del campo, conocen muy bien estos ciclos. Saben cuándo es el momento de plantar, observan a las aves…tienen una sensibilidad especial hacia lo que nos está diciendo la madre tierra a través de su lenguaje oculto. En la ciudad, no plantamos porque tenemos calles asfaltadas. No vemos las estrellas, porque tenemos farolas que impiden ver la bóveda celeste, no vemos la migración de las aves, porque tenemos altos bloques de hormigón y cristal, que casi
obstruyen la vista del cielo y los horizontes.

Finalizo diciendo que, quizás, el ser humano de las ciudades, se ha desvinculado de los ciclos del planeta, y la meditación que tienen asociada. Ya no estamos en comunión con la naturaleza ni con su sabiduría. Mientras tanto, se incrementa el consumo anualmente de pastillas de Prozac.

Jonás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »